EL PODER DEL YO.

Una de las cuestiones mas delicadas de la vida es pensar para que demonios servimos, que queremos ser, que de nuestra vida, que si somos esto o que si somos el otro. Jamas he compartido la idea de que el ser humano es idiota, pienso mas bien que es su contexto el que lo determina, de ahí es donde vienen sus ideas, sus pensamientos, de sus raíces, de su pasado infantil. Para saber primero que es lo que queremos ser, es darnos cuenta de nuestras limitantes, saber que podemos y que no, no podemos ser grandes personajes o pensadores solo por el hecho de que lo deseamos, necesitamos luchar por aquello que queremos, una guerra interminable con el deber. Para algunas persona esto es una tragedia, a una edad considerable no entienden para que sirven, no saben que es lo que quieren, no sabe simplemente nada de ellos mismos, esto es grave por que ahí es donde comienza una vida sin sentido alguno.

Tal vez lo que mas nos detiene en esta vida sea el dinero, la muerte, el miedo, la vergüenza, son varios factores que no hagamos lo que queremos; un aspecto curioso es la vergüenza, ya que muchas veces no hacemos las cosas por ese sentimiento, nos detenemos por el que dirán, por que nos salimos de lo que según nuestra gente debería de hacer. Algunas personas piensan que hacemos cosas sin sentido, estúpidas, se mofan, piensan que el arte o la cultura son cuestiones de gente “mamona”, gente “mafufa” o simplemente lo califican de innecesario, pero pongámonos a pensar si en ciertas cosas. Cuando uno critica o toca el tema de la religión mucha gente se ofende, se piensa que la religión es algo sacro, algo intocable, pero ¿sera verdad eso?, pasar casi mas de 500 años atados a una religión que ni nuestra es se puede llamar sagrado, algo que nos afecto, no niego que también nos ayudo, pero el problema esta en nuestro pensamiento, no podemos estar diciendo que la cultura es cosa de noños y al mismo tiempo ir en bicicleta por casi 12 horas atrás de una figura de cerámica. El humano es mas inteligente que un ser domado por dogmas degradantes, sabemos del poder de la mente, sabemos que si nos dedicamos a leer, a escuchar música, a ver películas interesantes o a desarrollar alguna habilidad artística, podemos ser simplemente grandes, nos levantamos de nuestra condición de “pedazos de carne”. El poder del yo es inmenso, saberse vivo o estar consciente de que uno vive y que es libre puede traer consecuencias graves, como la muerte, el ridículo, la locura, eso es lo que el estado quiere, no quiere seres inteligentes, quiere consumidores, quiere simplemente dinero y punto. Asi que si te sabes vivo y eres consiente de ti sabes a lo que te afrentas, pero también la muerte te sabrá a gloria ya que nunca te traicionaste. Tal vez sea un poco exagerado que nos entreguemos a la trascendencia del alma, ya que eso solo las personas de antemano asumen su muerte, no viven para ellos, viven para su obra, para su trascendencia, ser esclavos del pensamiento, pero lo que si es mas accesible es ser uno mismo, viajar, reír, ver con el tacto, saborear con la vista, oler con los ojos, volar entre el asfalto, navegar en las calles cerradas de un pueblo o comer en las mañanas en algún río.

Asi que si decides vivir y ser lo que quieras tendrás una ventaja ante los demás y no por que seas mas inteligente o sepas demasiado, si no por que simplemente sabes lo que es la vida, de que se trata. Tal vez esto no sea un dictamen bien documentado, tal vez sea una narrativa un tanto decadente, pero se justifica por que lo único que quiere comunicar es que es posible escupir sobre la mierda de la vida.

JOSE LUIS CALVA CRUZ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s