Venancio Neria Candelaria y la Tristeza de papa sabino.


A penas si recuerdo algunas cosas, algunos momentos, el polvo eterno de las calles, el trayecto lleno de basurita con las hojas de pirul, el camino por la milpa, los cerros que nos rodeaban y el rió que era el refugio de los novios oscuros. Todo eso y mas me hizo recordar venancio neria, su libro “La tristeza de papa sabino” es una memoria viva, un recuerdo, un suspiro que sera recordado.

La tarde se notaba un tanto gris, a pesar de eso el calor nos sacaba uno que otro sudorsito intolerante, el camión iba lento, pensé que llegaríamos tarde pero gracias a que el trafico fue benevolente, llegamos a tiempo. Al llegar no sabíamos si es que ese seria el lugar, estábamos un tanto confundidos, pero la duda se disipo al preguntar a un señor que al parecer era músico, un hombre grande y robusto, con el cabello chino y desorbitado, no dijo -si aquí es la presentación-. Al llegar al recinto se miraba un tanto vació, la gente aun no se arremolinaba, me dio tiempo de ir a el baño (la coca hizo su efecto), al salir del baño que estaba de lado al “escenario” venancio casi asustándome me saludo – jose luis, que bueno que viniste! – yo nervioso apenas pude decir un hola, gracias. La presentación empezaba, algunos poemas leídos acompañados por ruidos prehispánicos y acordes electrónicos, algo que nunca había oído y sonaba increíble, atenuaba el sentido de la palabra, le daba mas vigor a los poemas, venancio declamaba los poemas y el sonido ya se convertía en boleros, ya en sonidos prehispánicos, ya en polcas, todo a ton con lo que se estaba leyendo. Los asistentes llenaron el centro, se oía los aplausos, el silencio y la atención dispuestas, una caída inesperada en las escaleras, un murmullo de dolor se dejo escuchar y por un momento se perdió la atención en el programa, de vuelta a el canto y el poema, todo volvió a la normalidad, el ambiente cada vez mas bohemio se convertía en una charla casi secreta de cosas que el escritor nos contaba, una velada con palabras exactas para describir un sentimiento. La noche se presentaba, se iba mas y mas al fondo, secretos, lugares, personajes, temas sombríos, palabras de agradecimientos, recordatorios, todo nos hizo una presentación increíble, era inherente a venancio hacer esto, es lo que hace, de lo que vive, de lo que se apasiona, una presentación mas bien convertida en una presentación de teatro, una tertulia muy morbosa (en el buen sentido de la palabra). Al final la tradicional ronda de comentarios, esa momento se convirtió en aclaraciones de destierro, felicitaciones, recuerdos, al parecer se encontraban puros amigos ahí y así se fue la noche, recorriendo las paginas de un libro, que ya es en si una piedra angular de su tierra.

JOSE LUIS CALVA CRUZ.

3 pensamientos en “Venancio Neria Candelaria y la Tristeza de papa sabino.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s