PRIMER FESTIVAL MÚSICO LITERARIO IGNACION RODRIGUEZ GALVAN, EN TIZAYUCA HIDALGO

Llegando me baje en el lugar incorrecto, sabia que el festival se pondría en la presidencia pero no sabia ni donde estaba. Al caminar un poco ya con los ánimos decaídos, me dirigí adelante del centro de Tizayuca, apenas camine unos cuantos metros me encontré con una carpa. Al llegar a la carpa encontré apenas a unas cuantas personas que se hallaban en el lugar, el sonido estaba siendo descargado de unas camionetas, yo me encontraba sentado en una de las bancas del lugar, enseguida llego un autobús, de el salio una docena de personas, eran los invitados que amenizarían el evento.

Desde que llegue al lugar me di cuenta (es mi humilde opinión) que seria un día un tanto caótico, mas por la poca afluencia de gente que se notaba en el lugar, algunos niños jugando, ancianos que iban comiendo helados de limón, jóvenes que mas bien iba a esconderse de los padres para poder comerse a la novia a besos, algunos otros en bicicletas perdidos como buscando algo que se resignaron a perder. Nada fuera de lo normal, lo mismo de siempre, de momento empezó, algunos poetas en una carpa instalada a lado del escenario principal empezaron a declamar sus mejores versos. El maestro Neria se instalo en la carpa de poesía, empezó a hablar de su ultimo libro, declamó algunos poemas que fueron del total agrado de los oyentes; lo que me pareció de alguna manera esclarecedor fue la actitud del maestro, lo mismo es tener un solo oyente que mil, la intensidad que el maestro le pone a su presentación se notaba igual, entusiasta, con un dejo de humor que alegraba a los ahí presentes, para mi el panorama era un tanto desolador, eso fue una lección. Después empezó formalmente el festival, las formalidades no se hicieron esperar, salio a relucir la parte del gobierno, “contamos con la presencia…”, “agradecemos el apoyo….”, la figura del poder siempre presente, la sombra de los que apoyan a medias, como es costumbre, la figura vendida a través de la cultura. El calor se metía mas en nuestras cabezas, algunos optaron por irse, otros tantos agudizaron el oído para escuchar a tonatiu, gritos y versos se confundían, las mascaras de aquel poeta representaban sus diferentes personajes, declamaba con voz chillona y mas bien amaestrada, la carpa de poesía paso a ser el recinto de la información editorial que pronto se instalo en el quiosco del lugar, se hablaba de la técnica de las ediciones, de los temas emergentes modernos, de los temas de controversia entre que es ser independiente, todo parecía mejorar. La tarde caía y la música cubana se empezó a escuchar, el ritmo daba ánimos a los asistentes, algunas canciones dedicadas, algunas fallas técnicas en el audio, chiflidos, aplausos y al final todo paso a ser un buen momento, acompañado con las recién parejas de baile que se formaron casi al final del show musical. Fumaba desmesuradamente buscando que hacer, mas tuve la oportunidad de comer y descansar un poco, la cabeza me dolía y uno que otro mosquito me decía que la noche no estaba tan lejos como yo creía.

El tema editorial, el gran vencido de la tarde, el festival se concentro en espectáculos musicales, en cuestiones meramente de entretenimiento y el plano de lo editorial, como ya lo dijera alguien, a segundo plano. Aun así me di a la tarea de platicar con algunos invitados que me dieron un poco de su tiempo con gran amabilidad y hasta entusiasmo. Me di cuenta de que el mundo de la cultura es aun un marginado en nuestro país, pero ahí andan, caminando bajo el calor de las bostezadas generales del publico, del desaliento del no negocio, de la vida austera, del llevarla al día, pero como bien lo comentaba un trabajador de lo editorial, “asi nos gusta vivir, es lo que nos gusta hacer y lo disfrutamos”, tal vez solo algunos cuantos lo merezcamos. La tarde olía a comida, a guisado, pronto el pulque apareció, las familias observaban un tanto extrañadas el desfile de personajes que hablaban y reían, comentaba experiencias, eran los artistas, se empezaba a disfrutar del evento, la tarde se torno alegre y todos cada vez mas entrabamos en un bao de festejo. Tizayuca por un momento se convirtió en un lugar “bueno”. Al final mi vista se torno a la iglesia que se encontraba atrás de nosotros, me pareció conocida y es que por un momento me sentí en casa.

Algunas entrevistas de las editoriales participantes.

Aqui las paginas de las editoriales, revista y autor:

http://www.agathokles.blogspot.com/

http://agoraspeed.org/

http://elunderediciones.tk/

Agradezco el apoyo de todas las personas que me ayudaron para esta entrada y en especial al maestro Neria.

JOSE LUIS CALVA CRUZ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s