La salsa como placer.

Si hay un genero que es muy contrario a mi, ese es la Salsa. Nunca aprendí a bailar, jamas he dado un buen paso y es que parece de una complejidad insufrible. La primera vez que escuche la Salsa me recordaba a mar, mariscos y negros (sin ofender). La verdad es que siempre se me hizo música para gente de lugares de perdición, claro, mi ignorancia. Hace pocos días, despues de visitar algunos lugares en donde deguste bebidas etílicas dignas de un buen borracho empedernido, me di cuenta de lo que era la salsa, ademas de escucharla en los microbuses de la ciudad, en la combis, los taxis, en las borracheras de uno de mis amigos y en la camioneta de mi hermano. Descubrí que la salsa es placer, es un viaje al caribe y eso, sin ser mediano, me encanta. La salsa no es cualquier cosa, tiene su historia y una muy arraigada con la comunidad latina de New York, en especifico. La salsa tiene raíces cubanas, aunque podemos decir que el perfeccionamiento de dicho genero fue de parte de los latinos radicados en New York, más adelante Miami se convertiría en la segunda capital de la salsa. Y sí, efectivamente el nombre de salsa proviene del nombre de ese famoso condimento y hasta podemos decir que  Cheo Marquetti, un cubano que emigro a México en los años cuarenta, le dio el nombre a su agrupación “Los salseros” y que despues de ir a Venezuela se popularizo el nombre hasta llegar a lo que actualmente conocemos. También se afirma que un tal Phidias Danilo Escalona, un disc-jockey de Venezuela popularizo el nombre con su programa de radio “la hora de la salsa” en donde promovía la música de los latinos y que en aquel entonces tenia un apogeo, como ya dijimos en New York. Este genero se popularizo en los setentas, en donde ya había una clara tendencia de parte de la comunidad latina, emigrantes que venían de Cuba y Puerto Rico. De la parte cubana podemos encontrar, en aquel entonces, a exponentes como: Ray Barretto, Rubén Blades, Larry Harlow,Papo Lucca, Johnny Pacheco, Tito Puente, Roberto Roena, Joe Arroyo Bobby Sanabria y Bobby Valentín. En especifico yo soy un seguidor de Rubén Blades, con una salsa muy tradicional y que es increíblemente aderezada con coros que dan un sabor único. La salsa sensual, la que se expandió en los ochentas o la salsa que actualmente consumimos, que habla más de cuestiones amorosas,  es la que más no ha tocado, pero debemos tomar en cuenta que no es la única.

Para terminar, pondré algunas canciones que me han gustado y que hace poco empece a “analizar”.

Algo más actual.

Y claro, hay mucho más música, pero es difícil abarcar el infinito abanico. Lo importante es reconocer a la salsa como un genero único y increíble. Si alguna vez va usted a la playa, mientras camina en la noche por la orilla del mar, es seguro que escuchara el famoso 4/4 de la salsa, un genero mítico y cubierto de buen gusto, algo para decir que se ama, pero con sabor.

José Elsinore.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s